El sueño de la razón produce monstruos

MIQUEL PORTA PERALES

sueno_razonGoya. Entre 1796 y 1797, trabaja en una serie de escenas de la vida cotidiana conocida con el nombre de Álbum de Sanlúcar o Álbum A, que continuará con el Álbum de Madrid o Álbum B. Finalmente, el pintor agrupará otras escenas en la carpeta Sueños. De ahí, saldrán los Caprichos –80 grabados- publicados en 1799 que, por 320 reales, se pondrán a la venta en un establecimiento de perfumes y licores de la calle -¿una premonición?- Desengaño de Madrid. Detengámonos en la estampa 43. Reparemos en su título: El sueño de la razón produce monstruos. Observemos su contenido: el pintor, abatido, reposa sobre su mesa de trabajo rodeado de una cohorte de vigilantes y amenazantes animales fantasmagóricos. ¿Cómo interpretar el grabado? Por ejemplo: cuando la razón está durmiendo, cuando la razón no vigila, cuando la razón cae en el olvido, aparecen los monstruos. Por ejemplo: los monstruos son la consecuencia de los sueños, de los deseos, de los delirios de la razón triunfante. Goya. Un clásico. Una fuente de inspiración para entender lo que sucede. Ese Goya que invita a criticar y desterrar aquellas ideas que confunden y que, con sus pretendidas bondades, nos desarman frente a los delirios de la razón y la sinrazón.

Anuncios